Te hiero

Nuestro verano olía a invierno,
desde que me rodeaste con tus brazos;
supe que eras frío y yo me moría de calor,
de un calor que tú apagaste con hielo.

Fuimos una crónica de una muerte anunciada,
nos apagamos antes de haber empezado,
o es que quizás nunca nos habíamos encendido.

Fui yo quien quise romper el hielo;
pero no sabía que lo que se rompía era yo;
me quise perder en ti,
y olvidé que sin brújula, no podría salir.

Fuiste tú quien se llevó la ropa del armario,
y solo dejo un adiós tan amargo
que no pude edulcorar.
Fuiste el mismo que en un disparo
cambió un “te quiero”,
por un “te hiero.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s