Una pieza de arte

Vienes como una musa libre,
te tumbas y me dices “escríbeme”.
Yo con mi bolígrafo,
trazo lo que ya había borrado.
Eres ese recuerdo ausente,
que a veces huele a presente.

Te apareces y exiges unos versos;
Y dime, ¿A cambio dónde están mis besos?
Tienes complejo de mala decisión;
de un tatuaje arrepentido;
de un recuerdo que no ha volado aún del nido.

Ni siquiera sé como podría rimarte;
pero eres mi único verso;
como una pieza de arte,
que nadie entiende,
pero que todos saben admirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s