El amor en sí mismo, sin medida

Si amar es no tener que pedir perdón,
nosotros no fuimos los mejores amantes.
Fuimos un vaivén de incertidumbres sin parangón.
Nos quisimos como los que más
y nos rompimos en mi pedazos.

Éramos lo que habíamos dibujado a trazos,
hasta que nuestro bolígrafo se quedó sin tinta.
Veníamos de una serie de errores sin acierto
y de intentos sin sentido.

Y ahora que te he perdido,
o tú me has perdido,
o nos hemos perdido,
me doy cuenta que en nuestro jardín de rosas,
ambos éramos la única espina.
Pensábamos que nuestro jardín se cuidaría solo,
y así nos fuimos abandonando;
perdimos los detalles que formaban el todo.

Fue entonces cuando descubrí que
solo hay una fuerza capaz de destruir el amor,
y es el amor en sí mismo, sin medida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s