Nuestro primer verano huele a sal

Nuestro primer verano huele a sal,
a días enteros en el mar;
a tardes escondidos en el coche,
que se convertía en nuestro refugio,
hasta que se nos hacía de noche.

Solo nosotros conocemos esas risas
mientras devorábamos una hamburguesa;
Y prometíamos un para siempre que empezaba con nuestros besos,
y terminaba en esa sonrisa,
que solo tú sabes sacarme.

Desde el momento en que te vi,
tú me devolviste el miedo.
Porque ahora sé que no puedo
imaginarme una vida sin ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s