Nunca y siempre

Siempre era joven, divertida y optimista,
sin duda, una chica de revista.
Las ideas más brillantes salían de su cabeza,
no se quedaban en papel mojado,

las desarrollaba con destreza.

Siempre por sus padres era amada

y un brillante futuro le esperaba.
Pero también ingenua era,
creía en las quimeras

y entonces, encontró a Nunca.

Nunca era mayor, formal y negativo,

molido por todas las partidas que no había vencido.
Nada se escapaba de su rutina,
al diablo la creatividad,

vivía en una jaula a medida.

Nunca envejecía sin parar,

Siempre joven se sabía conservar.
Enamorarse no había sido una posibilidad,

hasta que empezó a ser su realidad.

Siempre pasó cada día a los pies de la cama de Nunca.

Él jamás quería salir o siquiera moverse de su lugar,
ella que difícilmente se quedaba en su hogar,

empezó a apagarse.

Nunca adoraba a Siempre,
ella era un sol naciente.
Lo mejor que en su vida había pasado,
algo de lo que no se hubiese quejado.
Mas no llegó a ser suficiente

para que Nunca dejase de ser tan reticente.

Siempre empezó a envejecer,

rechazó todo lo que alguna vez había sido,

sus ideas, sus ilusiones quedaron en el olvido.

Las luces se apagaron para Siempre,

ella no se despertó,
Nunca atónito la observó.
Ella se veía apagada, irreconocible, muerta,
Él sabía que la jaula había sido su condena.

No había vuelta atrás a la tragedia.

Nunca dejes que nunca sea tu siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s