Carta a un amado

Querido amado, 

Sí, amado y no amante,
pasado y no presente.

A veces pienso que, mi primer amor fue como creer en Dios:
Me entregué en cuerpo y alma,
con una fe ciega que hubiese movido montañas,
y, ni siquiera te vi.

No te vi en aquel verano,
donde me prometiste fugarnos hasta ser tan azules como el mar.
No te vi en aquellas navidades,
donde me prometiste aparecer cargado de regalos.
Hasta que, como de todo,
te cansaste,
y dejé de verte a través de aquellas palabras que nos unían.

Desapareciste, desaparecí, desaparecimos.
Tres conjugaciones y tres verdades: la mía, la tuya y la de nuestro amor.

Creo que nunca te entendí.
Tú, con tus problemas, con tus contradicciones, con tu sí y no, con tu dolor,
fuiste gasolina.
Yo, intentado entenderte, ayudarte, amarte y sacrificarme,
terminé siendo tu gasolina.

Te hiciste un hueco en mi corazón,
fuiste mi todo,
hasta que quisiste ser nada,
y dejaste ese hueco vacío al partir.

Pese a todo,
tú me has hecho fuerte,
dejé de ser la princesa de mi cuento,
para ser el caballero,
descubrí que nadie vendría a rescatarme de tu partida,
únicamente yo.

Nunca más tuya,

Tu amada y no amante,
pasado y quien sabe si alguna vez fue presente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s