Amor hipotecado

Fuimos por encima de nuestras posibilidades,
y como todo lo que se excede,
nos consumimos antes de tiempo.

Finalizamos antes si quiera de empezar.

 

Creíamos que con nuestras manos,
abastaríamos la eternidad,
pero se nos olvidaba que,
no se puede abarcar el tiempo.

Nuestro amor era el estado de bienestar de nuestro imperio,
hasta que nuestras peleas convirtieron 
el amar en un malestar.

Nos deseamos en cada rincón de nuestra casa y de nuestra alma,
y entonces, 
consumimos nuestro deseo antes siquiera de frotar la lámpara.
Escribimos nuestros nombres en aquel banco,
pero se nos olvidó que las lágrimas podían borrar la tinta.
Y de tanto llanto, solo quedó el silencio después del tsunami que fuimos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s